QUIERO COMER MÁS SANO, PERO NO SÉ POR DÓNDE EMPEZAR

Te has planteado eso de cambiar tu alimentación mil veces. Has hecho dietas, has probado eso de los superalimentos y has intentado introducir más vegetales, pero aún así no consigues tus objetivos. Dos días de comer saludable y… Volvemos al mismo lugar de siempre. Lo sabemos. No es fácil, pero tampoco imposible.

 

EMPIEZA EL CAMBIO

 

¿TIENES UN OBJETIVO?

Antes de iniciar cualquier cambio a nuestra vida tenemos que estar seguros de que tenemos una razón para hacerlo. No tenemos que dejarnos llevar por modas, por opiniones ajenas o por emociones pasajeras. Si has decidido mejorar tu alimentación busca un motivo por el cual este cambio que quieres llevar a cabo tiene un significado para ti.

  • Por ejemplo: he decidido mejorar mis hábitos alimentarios porque me noto cansado o he decidido mejorar mi alimentación porque quiero superar mi anemia o he decidido mejorar mis hábitos alimentarios para sentirme más feliz, etc.

Cualquiera de estos objetivos es válido. Podemos querer cambiar nuestros hábitos por cuestiones de salud física, de salud emocional, de salud espiritual…

EL CAMBIO DE HÁBITOS

¿Te has dado cuenta que hemos usado la palabra “hábito”? Esta palabra nos encanta. Es extrapolable a cualquier objetivo que nos planteemos en la vida, a cualquier cambio que deseemos hacer para mejorar. No nos gusta hablar de dietas, no nos gusta hablar de normas, no nos gusta hablar de prohibiciones. La palabra hábito implica repetición, implicación por parte de uno mismo.

Los cambios, como tantas cosas a la vida, se consiguen con voluntad, definida como “potencia del alma que nos mueve a hacer o a no hacer una cosa”. ¿Qué definición tan bonita, no? Pues resulta que el alma nos empuja a hacer cosas. ¡Qué importante cudarla…!

TU ESTRATEGIA O PLAN DE ACCIÓN

castellablogCuando tengas claro el objetivo de tu cambio podrás empezar a preparar tu plan de acción. ¿Y en que consiste este plan de acción? Pues, sobre todo, a ¡NO AGOBIARTE! El plan de acción o estrategia es donde tendrás que plasmar las acciones que quieres llevar a cabo para conseguir tu objetivo. Estas acciones no tienen que ser globales, es decir, no tienen que querer abrazar muchas cosas de una sola tacada. Es mejor que busques acciones tangibles, incluso muy definidas para que el cambio no sea tan brusco.

  • Por ejemplo, en vez de decir comeré más verduras cada día ponte como objetivo prepararé una ensalada de primero cada día.

Es un cambio que te ayuda a acercarte a tu objetivo pero que está muy definido, que te permite llevar a cabo una acción determinada.

PIENSA EN POSITIVO Y OLVÍDATE DE LAS PROHIBICIONES

Seguro que te ha pasado mil veces que cuando has decidido mejorar tu alimentación has dicho: –no pienso volver a comer X nunca más. Y resulta que te pasas el día pensando en aquella comida que te has prohibido, que sabe tan rica, que te reconforta tanto, que es taaaan deliciosa y… ¡Ups! Ahora no puedes dejar de pensar en ella. En vez de centrarte en prohibir determinados alimentos, piensa en todos aquellos alimentos que te aportan salud y que además, te gustan. Si te fijas sólo en todo aquello que te has prohibido seguramente provocarás un efecto contrario al deseado. Así funciona nuestra mente.

  • Por ejemplo: cambia el no puedo comer chocolate por el ¡hoy merendaré un plátano riquísimo!

Sabemos que comer un plátano para merendar no es lo más emocionante del mundo, pero si te centres en los aspectos más positivos, los negativos irán desapareciendo de tu mente… Y todo lo que sea negativo, siempre mejor fuera.

POSITIVOCAST

HOLA TENTACIONES

Sí. Cuando decides cambiar de hábitos parece que el mundo entero conspire contra ti. Vas andando por la calle y en la pastelería esa que tanto te gusta están horneando unos cruasanes que huelen… Y mira aquel niño que va por la otra acera, ¡qué helado más rico se está zampando!

Esto pasará. Hasta que no tengas el nuevo hábito interiorizado todos estos elementos externos harán tambalear tu decisión. Cuando esto te pase, intenta recordar de nuevo tu objetivo, visualiza el cambio que estás llevando a cabo y, sobre todo, visualízate con tu nuevo objetivo conseguido.

LAS NORMAS, ¿ESTÁN PARA CUMPLIRLAS?

Total, ¡si un cupcake no me hará daño…! No, ¡claro que no! ¿En qué momento te has prohibido comerte un cupcake? Hemos dicho que nada de prohibiciones. Una cosa es comerte un cupcake en plena conciencia, disfrutando de un momento compartido con amigos, en un acontecimiento social, etc. y la otra es comerte un cupcake porque tienes gula, porque necesitas dulce urgentemente o para alimentar algún otro tipo de hambre no relacionada con el hambre física.

Es muy normal tener antojos, sobre todo relacionados con deficiencias de nutrientes y más comunes los relacionados con las emociones. ¡Cuidado! El hambre emocional es un síntoma de que tienes que solucionar algún conflicto interno. Es habitual en pacientes con ansiedad o estrés y con situaciones emocionales delicadas. Si crees que tus antojos pueden estar relacionados con esto, consulta un especialista que te pueda asesorar.

PRÉMIATE

Si, te mereces un premio. Has trabajado duro, has luchado contra las tentaciones, has cumplido los tuyos mini-objetivos diarios y es hora de premiarte. ¿Y con que te premiarás? Pues puedes regalarte un masaje, una sesión de yoga, un día de spa, una obra de teatro, comprarte un capricho que te hacía ilusión, un curso… ¡Y un montón de cosas más!

Es importante que te valores, que te quieras y que te “mimes” cuando estás haciendo un esfuerzo para mejorar tu calidad de vida. No todo el mundo tiene voluntad para hacerlo, pero tú estás trabajando duro. Adelante.

Join us in celebrating this year's (1)

Esperamos haberte ayudado un poco con esto del cambio de hábitos. Sabemos que no es fácil. Todos tenemos tentaciones en nuestro día a día. Y si, a veces no las podemos evitar. Nosotros también pecamos. Pero lo más importante es el día a día. Las excepciones no son la regla. Por eso, disfruta de comer, disfruta de cocinar, disfruta de compartir… Estamos aquí para ser felices.

Si te ha gustado, comparte.Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Recent Posts

Leave a Comment