MASCARILLA FACIAL HIDRATANTE

Por fin estrenamos la sección de belleza del blog. Teníamos muchas ganas y, además, algunos de vosotros nos habías pedido cómo se podía preparar cosmética natural fácilmente en casa. Pues bien, como no podía ser de otra manera en Més que lletuga, hoy os explicamos cómo hacer una mascarilla fácil, rápida y saludable para el rostro.

Si tenéis la piel seca o atópica esta crema es ideal ya que mezcla las magníficas propiedades hidratantes del aguacate y el aceite de coco. Ambos alimentos son un básico en nuestra despensa aunque no sólo los usamos para cocinar… Cuando compramos aceite de coco reservamos un poquito en un tarro de cristal para uso cosmético. Usamos exactamente el mismo.

A través de la peiel se absorben diariamente gran cantidad de tóxicos, como los que provienen del aire (industria, contaminación de los automóviles, etc.) o como los que nos llegan mediante el uso de cremas, jabones y algunos materiales sintéticos presentes en la ropa.

Es importante que cuando compramos productos de higiene personal o de belleza nos fijemos bien en las etiquetas y evitemos al máximo los agentes tóxicos para el organismo. Eso sí, no hay nada como lo que la naturaleza nos da en su forma más primara para cuidarnos

Pero vamos al tema. Coged papel y lápiz que a continuación os explicaremos cómo se preparar esta fantástica mascarilla hidratante.

Ingredientes

1/2 aguacate maduro

2 cucharaditas de aceite de coco virgen

1 tarro de cristal pequeño

Con la ayuda de un tenedor o con una picadora, trituramos bien los ingredientes hasta que quede una pasta homogénea. La introducimos dentro del tarro para que la aplicación y la conservación sean más fáciles. Podéis guardarla en la nevera un máximo de 2-3 días.

La aplicaremos sobre la piel limpia y libre de cualquier producto. Una buena idea es hacerlo antes de ir a dormir, después de desmaquillarnos y para relajarnos antres de entrar en la cama.

Para aplicar la crema debemos aplicar una pequeña cantidad en la yema de los dedos y realizar movimientos envolventes para que la piel la absorba bien. Dejamos un espacio alrededor de los ojos para evitar molestias.

Cuando tengamos la cara verde, nos podemos relajar unos 20-30 minutitos. Aprovechamos para leer o desconectar con dos rodajitas de pepinoen los ojos, una musiquita suave y una vela con aroma relajante como la lavanda.

Cuando haya transcurrido el tiempo cogemos una toalla pequeña y la bañamos en agua tibia. La escurrimos bien y la aplicamos suavemente en la cara, sin frotarla. Simplemente dejando que se empape bien el rostro y se vaya deshaciendo la mascarilla. Nos secaremos con una toalla con movimientos suaves.

¿Os notáis la piel hidratada? ¡Mirad como brilla y qué textura!

Ahora ya estáis listos para ir a discansar y hacer una segunda sesión de mascarilla hidratante :)

Si te ha gustado, comparte.Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Recent Posts

Leave a Comment