¿PADECES PERMEABILIDAD INTESTINAL? DESCÚBRELO.

¿PADECES PERMEABILIDAD INTESTINAL?

En uno de mis últimos posts, “6 claves para mantener una buena salud intestinal“, hablé sobre la permeabilidad intestinal y sus efectos en nuestra salud. 

Sin embargo, al ser un tema complejo y del que cada día conocemos más datos, quería ampliarlo y así poderte ofrecer más información para que seas consciente del poder que ejercen la alimentación y el estilo de vida sobre tu salud.

✔¿CÓMO FUNCIONA TU INTESTINO?

El intestino delgado es un tubo que mide aproximadamente 2’5 cm de ancho y 6 metros de largo. Se divide en tres partes o tramos: el duodeno, el yeyuno y el íleon.

En el intestino delgado absorbemos la mayor parte de nutrientes que hemos ingerido a través de los alimentos.

Las microvellosidades que revisten el intestino, son las encargadas de digerir y absorber nutrientes gracias a unas células llamadas enterocitos, dando forma de cepillo a la pared intestinal. 

En las microvellosisdades intestinales también encontramos células endocrinas (hormonas) y células caliciformes, secretoras de moco que evitan que penetren sustancias nocivas al torrente sanguíneo.

excret_intestin_paroi_ff_en

Aspecto del intestino seccionado en capas. Crédito: haz click en la imagen

Las criptas, que serían los surcos que provocan las vellosidades intestinales (también llamadas criptas intestinales de Lieberkün), albergan células madre intestinales y es el lugar dónde se produce la división celular miótica, es decir, se susituyen las células antiguas por células nuevas que se desplazan hacia la abertura de la cripta. En la base de la cripta, también encontramos las células de Panetch, que producen enzimas y otras moléculas que inhiben el crecimiento bacteriano en el intestino delgado. 

De esta manera, siempre se están renovando las células para que siempre esté la pared intestinal protegida. 

Pero ¿qué pasa cuando las microvellosidades están dañadas? ¿Qué pasa si nuestra flora protectora no tiene suficiente capacidad para hacer frente a los agentes patógenos?

¿CUÁLES SON LOS FACTORES AGRESORES DE LA MUCOSA?

La capa superior de nuestro intestino está recubierta bacterias y microorganismos que se encargan de proteger la mucosa intestinal en primera instancia. Esta capa, conocida con el nombre de microbiota o flora intestinal puede verse comprometida por diferentes factores que pueden provocar un desequilibrio en las cepas microbióticas o bien el desgaste y desaparición de las mismas. 

¿Qué factores influyen en un mal estado de nuestra microbiota o flora intestinal?

  • ➡El parto por cesárea. A través del parto vaginal, el recién nacido se empapa de diferentes microbios presentes en las secreciones de la madre. Esto no pasa con los partos por cesárea. También hay que añadir que la flora de la madre no tiene por qué estar en buen estado, pero esto junto con otros factores como la lactancia materna y la posterior introducción a los alimentos sólidos son aspectos muy relevantes en la consolidación de la flora simbiótica. En la imagen inferior puedes ver cómo influyen el parto vaginal y la lactancia en la adquisición de la microbiota. Las cepas microbianas son distintas en el parto natural + lactancia materna, en el parto natural + lactancia artificial y en el parto por cesárea + lactancia artificial y su semblante con la microbiota de la madre. En el tercer caso, la microbiota es completamente distinta.Si te interesa el tema, puedes leer este estudio.
    91509_web
  • ➡Uso/abuso prolongado de fármacos: el uso de medicamentos de forma prolongada o el abuso de sustancias tóxicas con o sin prescripción médica son una de las principales causas de trastornos en la microbiota. Los AINES, los antibióticos, los anticonceptivos, etc., son sustancias susceptibles de provocar daños en la mucosa intestinal y de alterar la flora bacteriana. Por desgracia, las personas que padecen problemas derivados del intestino permeable, suelen intentar curar sus dolencias con este tipo de medicamentos. 
    Los medicamentos suelen servir para paliar los síntomas de una posible patología, pero no para llegar a la raíz del problema.
    En el caso de los antibióticos, podríamos hablar de un arma de doble filo. El antibiótico, como su nombre indica, es el encargado de destruir los microbios que nos hacen enfermar, pero también puede degradar las bacterias que conviven en armonía en nuestra flora intestinal y que cumplen una función protectora. Es por eso que cuando tomamos antibióticos, debemos acompañar el tratamiento con una buena dosis de probióticos y prestar mucha atención a los posibles síntomas que nos están avisando de que algo no va bien: gases, deposiciones, dolor estomacal…

    Hipócrates, considerado el padre de la medicina, decía que “toda enfermedad, comienza en el intestino”. Sin duda, era un adelantado a su tiempo.
  • Dieta pobre en fibra y alta en comida basura: las dietas basadas en alimentos ricos en azúcares y harinas representan un peligro para la microbiota intestinal. Como te contaba en el post “6 claves para una buena salud intestinal”, el consumo de fibra es necesario para mantener en buen estado tu microbiota. Los alimentos ricos en fibra y almidón resistente (prebióticos) son el alimento favorito de nuestras bacterias.
    Además, los últimos estudios nos revelan que los antinutrientes presentes en algunos alimentos podrían también ser la causa de los daños en nuestra flora. Un ejemplo de ello serían el gluten, una proteína presente en algunos cereales y la caseína, la proteína de la leche.
    Además, los tóxicos y pesticidas que se usan en la agricultura convencional así como los aditivos presentes en los alimentos procesados también son detonantes del síndrome de permeabilidad intestinal.
  • ➡Presencia de levaduras: la más conocida tal vez sea la cándida. Esta levadura está presente en nuestro tracto intestinal de forma natural, pero cuando “se sale de madre” puede convertirse en un auténtico problema.
    Las levaduras se alimentan principalmente de azúcares, por lo que una dieta pobre en fibra y alta en azúcar puede hacer que se reproduzca más fácilmente. Lo mismo sucede con los antibióticos, que suelen fortalecerla. Es muy probable que después de una tanda de antibióticos hayas sufrido candidiasis vaginal. Te ha pasado más de una vez, ¿verdad?.
  • ➡Estrés, ansiedad y depresión: aunque no te lo creas, nuestro estado de ánimo juega un papel importantísimo en el equilibrio de nuestra microbiota.
    No es para nada extraño que en época de estrés suframos diarrea, que si has tenido una depresión hayas padecido estreñimiento o que si sueles tener ansiedad te hayan diagnosticado colon irritable.
    Cuando tu sistema inmune está deprimido, es porque tu también lo estás y, en ese caso, es mucho más susceptible de padecer ataques por agentes externos e internos.

  • ➡Intolerancias alimentarias: un ejemplo claro sería el del gluten, el principal agresor de nuestra mucosa intestinal que está presente en la mayoría de cereales y que se encuentra oculto en un gran número de productos procesados. Es la proteína pro-inflamatoria número 1.

 

leaky-gut-handout

 

En la foto superior puedes ver cómo penetran las toxinas y la comida a través de la flora intestinal dañada. Se produce una disfunción en la barrera protectora, los patógenos, tóxicos y partículas de comida entran en el torrente sanguíneo y se produce una respuesta autoinmune en forma de alergia, eccema, diarrea, migraña… La inflamación sostenida en el tiempo a causa de la permeabilidad intestinal puede desembocar en patologías autoinmunes como tiroiditis, fibromialgia, artritis…  Te hablo de ellas a continuación.

 

¿CUÁLES SON SÍNTOMAS DEL SÍNDROME DE PERMEABILIDAD INTESTINAL?

Los síntomas de la permeabilidad intestinal no aparecen necesariamente en nuestro sistema digestivo. Aunque se llame síndrome de permeabilidad intestinal, las consecuencias de esta patología abrazan a todo nuestro organismo y pueden provocar desequilibrios a nivel hormonal, neurológico, músculo-esquelético, etc. 

Los síntomas del intestino permeable se presentan a diferentes niveles:

🔸Digestivo: colon irritable, mala absorción o déficit de nutrientes, intolerancias y/o alergias, gases, hinchazón, diarrea o estreñimiento, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa…

🔸Hormonal: síndrome de ovarios poliquísticos, amenorrea, dismenorrea, SPM, endometriosis, miomas uterinos, mamas fibroquísticas, hiperestrogenismo, hipotiroidismo, infertilidad…

🔸Neurológico: mareos, “brain fog” (sensación de estar nublado), migrañas, temblores, vértigo, alzheimer, esclerosis múltiple, Parkinson…

🔸Músculo-esquelético: artritis, reuma, espondilitis anquilosante, síndrome de Sjögren, lupus, fiebre reumática, fibromialgia, dolor crónico…

🔸Cutáneo: acné, psoriasis, descamación, eccema…

🔸De ensuciamiento: diabetes mellitus tipo 2, arteroesclerosis, síndrome metabólico, hipercolesterolemia, espasmofilia, sobrepeso, obesidad…

¿CÓMO PUEDES TRATAR LA PERMEABILIDAD INTESTINAL?

Para poder recuperar nuestra salud intestinal debemos tener en cuenta 4 pasos que nos ayudarán a sanar el tubo digestivo. Lo más importante de todo es acudir a un buen profesional médico para que nos haga un diagnóstico y evalúe el estado de nuestra microbiota. 

Hay diferentes laboratorios que elaboran analíticas de heces y cultivos para comprobar las cepas bacterianas presentes así como la detección de posibles agentes patógenos como parásitos o cándidas.

Yo sigo el método de la doctora Amy Myers que puedes encontrar en La solución autoinmune. Ella lo llama “las cuatro erres”. Puede que también hayas oído hablar del protocolo autoinmune o del AIP. Vendría a ser lo mismo. Te explico cómo funciona a continuación:

 

❎RECHAZAR LO MALO

Eliminar todo lo que nos puede estar provocando una alteración en el sistema gastrointestinal:

  • ❌Cereales (con y sin gluten)
  • ❌Lácteos (incluye yogures y quesos)
  • ❌Leguminosas
  • ❌Semillas y frutos secos
  • ❌El azúcar y otros endulzantes naturales y sintéticos
  • ❌Las solanáceas (patata, tomate, berenjena y pimiento)
  • ❌Huevos
  • ❌Todos los alimentos procesados, con aditivos y conservantes
  • ❌Alcohol
  • ❌Cafeína
  • ❌Soja y derivados

 

 ❎RESTABLECER LO BUENO

En este paso se intentan restablecer los elementos principales para una buena digestión y absorción. A través de la suplementación con enzimas digestivas y reponiendo los ácidos gástricos estaremos potenciando nuestro propio sistema sin tener que recurrir a la medicación.

❎ REINOCULAR LAS BACTERIAS SALUDABLES

Cuando padecemos el síndrome de permeabilidad intestinal es porque se ha producido un desequilibrio en las bacterias que conforman nuestra flora intestinal o microbiota. 

Como te comentaba más arriba, el uso de antibióticos, medicamentos y la exposición a sustancias tóxicas hacen que nuestra flora esté dañada y no pueda trabajar de forma eficiente para mantenernos en un buen estado de salud. 

Es por eso primordial el uso de probióticos para intentar reequilibrar la homeostasis de nuestro intestino.

Algunos probióticos puedes prepararlos tú mismo, como sería el caso del chucrut, los pickles y bebidas como el té kombucha o el kéfir de agua. En este caso no tendríamos en cuenta los fermentados lácteos como el kéfir o el yogur.

En algunos casos será necesaria también la suplementación a través de probióticos en forma de cápsulas o en polvo. 

⚠Hay que tener en cuenta que la fermentación derivada de los azúcares que se encuentran de forma natural en estos alimentos también pueden provocar un efecto rebote y alimentar a los “malos” de nuestro intestino, por lo que primero debemos asegurarnos de que hay un equilibrio.

 

REPARAR EL TUBO DIGESTIVO

Seguramente, después de años de padecer problemas de permeabilidad intestinal, tu tubo digestivo esté dañado y necesite una ayuda extra para recuperar la forma. 

  • Los suplementos de L-glutamina, un aminoácido no esencial, te ayudarán a reparar el epitelio. 
  • Te recomiendo también que comiences hoy mismo a consumir caldo de huesos. Es rico en colágeno, una sustancia que nos ayuda también a reconstruir el epitelio y a disminuir la inflamación intestinal.
    Yo lo preparo en una olla de cocción lenta durante 48h para extraer todo el colágeno de los huesos y así poder reparar mi intestino después de haberle dado mala vida durante muchos años (sin quererlo y sin saberlo).
  • El omega 3 es un ácido esencial anti-inflamatorio que también nos ayudará a reducir la inflamación en el tejido epitelial y así poder recuperar el poder de absorción de nuestro intestino. Lo ideal es que lo consumas a través de pescado azul de pequeño tamaño como la sardina o el boquerón. Si crees que no tomas suficiente, supleméntate con cápsulas de aceite de hígado de bacalao.
  • Si sufres autoinmunidad o la pared intestinal está muy dañada es posible que tengas déficit de vitamina D, por lo que te recomiendo que te suplementes con cápsulas ya que no tendrás suficiente con la exposición a la luz solar ni con la alimentación. 
  • En caso de que sufras parásitos o virus, deberás también realizar un tratamiento adecuado. Mediante extractos como el Pau d’Arco se pueden combatir hongos, virus y bacterias. Hay muchísimos más a tener en cuenta. Deberás encontrar el correcto para ti.

 

¿QUÉ MÁS PUEDES HACER PARA MANTENER TU INTESTINO EN BUEN ESTADO?

  1. Compra y consume alimentos de proximidad, de temporada y ecológicos.
  2. Basa tu dieta en vegetales, proteínas y grasas de calidad 
  3. Consume carne de animales de pasto o ecológica. Los huevos, camperos de confianza o eco. El pescado, azul y de pequeño tamaño.
  4. Evita los tóxicos en tu piel y en tu cuerpo: champús, geles, desodorantes, dentífricos, compresas, tampones, maquillaje, cremas… 
  5. Evita los tóxicos en el ambiente: ollas y sartenes, ropa sintética, plásticos, aparatos electrónicos, mohos, productos de limpieza, pinturas…
  6. Mejora tu sueño: duerme cuando lo necesites, saca los aparatos electrónicos de tu habitación, usa un antifaz, toma infusiones relajantes, practica yoga…
  7. Mantente activo: realiza ejercicio físico cada día, practica el HIIT y quema grasa, sal a pasear, procura que te de el aire y disfruta de la naturaleza.
  8. Mantén viva tu red de amistades y familiares: queda con ellos, comparte un almuerzo, sal a cenar con tus amigas. Esto, también es salud. 
  9. Si estás estresada, el yoga y la meditación pueden serte de gran ayuda. Empieza hoy mismo a practicar.
  10. Come comida de verdad. 

ATENCIÓN: Este post es meramente informativo. 

No debe utilizarse como diagnóstico ni tratamiento a ninguna patología. 
Si padeces una enfermedad autoinmune o presentas síntomas que podrían estar relacionados con algún problema de salud, debes acudir al médico y realizarte las pruebas pertinentes.


Bibliografía:

-Fasano, A.  “Leaky gut and autoimmune diseases”: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22109896

-Fasano, A. et al.  “Gliadin, zonulin and gut permeability: Effects on celiac and non-celiac intestinal mucosa and intestinal cell lines”: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16635908

-Patton, K. y Thibodeau, G. Anatomía y fisiología. Elsevier. 8º edición. Barcelona, 2013.

-Myers, A. La solución autoinmune. Edaf. Madrid, 2016.

 

 


 

Espero que este post te sirva de ayuda y puedas empezar así a tomar las riendas de tu salud.

Cuéntame:

  • ¿Te han diagnosticado síndrome de permeabilidad intestinal?
  • ¿Crees que podrías padecerlo?
  • ¿Qué te ha ayudado a ti a mejorar tu salud? 

Puedes escribirme en los comentarios o enviarme un mail a hola@mesquelletuga.com. Me encantará poder ayudarte a mejorar tus hábitos y a recuperar tu bienestar.

 

Si te ha gustado, comparte.Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Recommended Posts
Showing 18 comments
  • Mª José
    Respon

    Hola Marina. Así como iba leyendo tu post iba confirmando algunas de las dificultades que he padecido hasta hace muy poco tiempo. Solo con eliminar lácteos y reducir en la medida de lo posible el gluten ya he notado una gran mejoria en mi diagnóstico médico de “colón irritable”. Muchas gracias por compartir tanta información y tu buen hacer.

    • Marina Ribas
      Respon

      Muchas gracias por tu comentario, Mº José.
      Efectivamente el gluten y la caseína son dos proteínas proinflamatorias para nuestro intestino. Me alegro de que hayas mejorado tus síntomas eliminándolas de la dieta.
      Mi consejo sería que prestarás también atención a otros posibles irritantes como los edulcorantes y la soja y sus derivados. Suelen dar problemas a las personas que padecemos colon irritable o patologías autoinmunes.

      Gracias de nuevo por tu comentario y recuerda que, para cualquier duda o pregunta, puedes escribirme también a hola@mesquelletuga.com

      Un fuerte abrazo.

  • Laura
    Respon

    Hola Marina,
    me ha parecido un post muy interesante. Padezco hipotiroidismo desde hace más de diez años pero mi médico nunca me ha hablado de este tema. Siempre he tenido problemas con el estreñimiento, caida de pelo, anemia… y creo que debería replantearme mi dieta ahora que he leído esta información. Tomo tiroxina y hierro a temporadas. Donde puedo leer más sobre el tema? Me recomendarías una dieta sin gluten?
    Muchas gracias.

    • Marina Ribas
      Respon

      Hola, Laura,

      Muchas gracias por tu comentario.

      El tema de la permeabilidad intestinal es desconocido por muchos profesionales. Y no todos creen en él.
      Sin embargo, por lo que me cuentas, sí que existe la posibilidad de que tu intestino esté dañado. Posiblemente las anemias estén provocadas por problemas de absorción, igual que la caída de pelo muy común en hipotiroideos.

      Te recomendaría que aplicaras con la ayuda de un profesional el protocolo autoinmune para tratar el síndrome del intestino permeable y toda el cuadro relacionado con el hipotiroidismo.

      Además del gluten, en tu caso, hay que vigilar con la soja y los lácteos.
      Consulta a un nutricionista o mándame un mail a hola@mesquelletuga.com si quieres que te pase algún contacto o información.

      ¡Un fuerte abrazo!

  • Pere
    Respon

    Me parece muy buen post, lo veo bien documentado y con bibliografía completa por si queremos ampliar conocimientos. Próximamente me podre en contacto contigo, porque me puedo aplicar alguno de los síntomas de los que hablas. Cuando haya hablado con mi médico. Necesito cambiar mi alimentación!

    • Mes que lletuga
      Respon

      Hola, Pere,

      Muchas gracias por tu comentario y tus palabras. Siempre intento apoyar todo lo que digo con estudios. La evidencia es clave para que nos tomemos en serio la nutrición 😉
      Cuando quieras me mandas un mail a hola@mesquelletuga.com y vemos cómo puedo ayudarte en ese camino hacía el cambio. Será un placer.

      Un fuerte abrazo.

  • Ángels
    Respon

    Hola Marina,
    muchas gracias por compartir esta informació tan interesante.
    La lista de alimentos que hay que reducir es muy grande, si eliminamos cereales, legumbres, semilas, fruta (entiendo por lo de eliminar los azúcares). A veces, cuesta pensar en opciones de comidas y meriendas que permitan estas posibilidades. Espero que nos ayuden con esto!
    Te quería preguntar acerca del caldo de huesos. Esto de que este hirviendo 48 horas, quiere decir que lo paras por la noche y luego lo vuelves a poner. También me gustaria saber que huesos pones.

    Muchas gracias por avanzado!

    • Marina Ribas
      Respon

      Hola, Ángels,

      Muchas gracias por tu comentario. Te respondo a continuación las dos preguntas.
      La eliminación de cereales, legumbres y semillas tiene que ver más con los antinutrientes que con el azúcar. Estos alimentos vegetales contienen unas sustancias llamadas fitatos que las envuelven para protegerlas. Es su sistema de defensa frente a depredadores. Los fitatos (y otros antinutrientes) provocan reacciones inflamatorias en el organismo y dificultan la absorción de determinados nutrientes. Es por eso que se eliminan en el protocolo autoinmune. De ahí la importancia de remojar siempre legumbres, cereales y semillas, para mejorar su biodisponibilidad, su digestibilidad y también absorción.
      La fruta no se elimina toda, sólo la que tiene un elevado IG para personas que tengan resistencia a la insulina o enfermedades como la diabetes. No que hay que abusar, pero se pueden elegir frutas bajas en azúcares como los frutos rojos.
      El caldo de huesos yo lo preparo en crock-pot, una olla de cocción lenta que puede funcionar durante horas con electricidad. Dejo el caldo durante 48h continuadas sin apagarlo porque a baja temperatura no se destruyen las enzimas ni otros compuestos.
      Si no tienes una olla de cocción lenta, puedes hacerlo a fuego bajo durante unas horas en una olla. La verdad es que es un alimento fantástico con muchísimas propiedades. Si te puedo dar una recomendación, elige huesos de animales de pasto y de zonas como la rodilla, por su alto contenido en colágeno.
      Si necesitas recetas o más información acerca del protocolo autoinmune, no dudes en escribirme a hola@mesquelletuga.com
      ¡Un fuerte abrazo!

  • Maria
    Respon

    Hola, parece una entrada muy completa. En algún momento, sobretodo de mayor estrés, he notado que mi estómago no estaba en tan buenas condiciones, y he tenido que optar por una dieta más blanda. Pero cuando hablas de los síntomas de la permeabilidad intestinal, cuáles son concretamente? porque señalas el alzheimer, parkinson en el mismo apartado. Ahí supongo que haces referencia a que los síntomas de la permeabilidad intestinal pueden estar presentes en esas enfermedades, y no que estas enfermedades sean síntomas de la permeabilidad intestinal, no? es que me ha generado dudas sobre los síntomas, y me interesa para poder detectarlo. Gracias

    • Marina Ribas
      Respon

      Hola, Maria,

      Muchas gracias por tu comentario.
      Te contesto a tu pregunta, a ver si me explico correctamente que el tema no es sencillo.
      El abanico de síntomas de la permeabilidad intestinal es muy grande. Hay que partir de la base de que nuestro sistema inmune se presenta entre un 60 y un 80% en el intestino.
      Eso significa que cualquier cosa que nos afecte a nivel intestinal estará comprometiendo la inmunidad de nuestro cuerpo. Es por eso los síntomas son tantos y tan variados.
      Una patología como el Parkinson podría ser una consecuencia de un intestino permeable, pero la mayoría de veces eso no se detecta o no se valora. Entonces debemos considerar la permeabilidad intestinal como la raíz del problema, de la patología.
      Lo más importante es corregir la permeabilidad intestinal y, de ahí, se podrán ir tratando todos los síntomas asociados.

      No sé si con esta explicación he despejado tus dudas.

      Para cualquier cosita siempre puedes contactarme vía mail a través de hola@mesquelletuga.com

      P.D.: estoy preparando un ebook con recetas para el protocolo autoinmune. A partir de 2017 os daré más información 😉

      ¡Un fuerte abrazo, Maria!

  • Aida
    Respon

    Hola, a mí me ha diagnosticado permeabilidad intestinal un médico naturista. Se rige por la medicina china, así que me ha pautado una dieta algo diferente a la que comentas aquí. Me permite solanáceas y legumbres, pero sí me ha quitado todos los lácteos y el trigo, la avena y la cebada. También tomo suplementos naturales y me da sesiones de acupuntura.

    Lo cierto es que con la dieta ya he notado mucha mejora, he dejado de tener los gases, dolores de estómago y diarreas que tenía, y las acupuntura ayuda mucho más de lo que imaginaba. En paralelo me visito por la Seguridad Social y todo me ha llevado a saber que soy intolerante a la lactosa, aunque intuyo que mi permeabilidad ha sido agravada por una tanda demasiado larga de antibióticos y corticoides que tuve que tomar hace un año y medio. Parece ser que arrastro con esto desde hace mucho y no he presentado síntomas graves hasta hace pocos meses.

    Es un proceso de curación largo y se necesita mucha paciencia, pero animo a todos a ser fuertes y pacientes, es también una lección para tomar conciencia sobre nuestra alimentación y nosotros mismos como persona. A mí me está ayudando para conocerme más a mí misma.

    • Mes que lletuga
      Respon

      Hola, Aida,

      Primero de todo, gracias por tu comentario. Me alegra mucho saber que tus síntomas han mejorado.
      Las intolerancias no detectadas suelen ser un problema importante en la disbiosis o permeabilidad intestinal. Y si a eso le sumamos algunos tratamientos con antibióticos… Vaya, que te entiendo perfectamente.

      Está muy bien que acompañes tu dieta con acupuntura si eso te hace sentir mejor. Yo, personalmente, eliminaría todos los cereales con gluten, pero si te sientes mejor, eso es un avance.

      Sigue luchando que al final tu esfuerzo se verá recompensado en tu salud, el mayor regalo que podríamos tener.

      Tienes mi mail a tu disposición para cualquier cosita que necesites. No dudes en escribirme: hola@mesquelleutga.com

      Te mando un abrazo muy fuerte y ¡adelante!

  • Paula
    Respon

    Hola soy una chica que padece psoriasis desde los 5 años. Claramente tengo predisposición genética, sin embargo hace un año participe en un estudio sobre la psoriasis y la posible relación con la traslocación bacteriana que se produce desde los intestinos…. ¿Eso tiene que ver con la permeabilidad? lo digo porque me dijeron que yo tenia esa traslocación bacteriana.

    Si no tiene que ver ¿como me pueden diagnosticar esa permeabilidad?
    Muchas Gracias

    • Mes que lletuga
      Respon

      Hola, Paula,

      Pues efectivamente la psoriasis está dentro del grupo de enfermedades de espectro autoinmune, directamente relacionadas con problemas de permeabilidad intestinal como la translocación bacteriana.

      El diagnóstico de la permeabilidad intestinal es complicado porque se basa más en la sintomatología que en pruebas específicas.
      Sería interesante, igualmente, someterte a una prueba de heces y analizar las cepas bacterianas presentes y no presentes en tu intestino. También podrías analizar la presencia de cándidas intestinales con esta prueba. Eso ya te daría muchas pistas sobre si padeces permeabilidad intestinal. Sobre todo, presta atención a los síntomas.

      Mi consejo es que busques a un especialista de medicina integrativa, como un psiconeuroinmunólogo y que comiences a tomar probióticos en tu día a día. Eso puede marcar la diferencia.

      No dudes en escribirme para cualquier cosa en la que creas que puedo echarte una mano: hola@mesquelletuga.com

      Un abrazo grande, Paula.

  • Laura
    Respon

    Hola Marina muy buen post te comento hace 2 años me diagnosticaron fibromialgia y sindrome de fatiga cronica inmediatamente investigue y empece de a poco el cambio de dieta de vida, implemente yoga y meditacion de a poco vi mejorias muy buenas pero en ese cambio sin saber bien el origen que hoy tengo mas claro me agarro una angina y el medico me dio antibioticos a partir de ahi comence con algo que no conocia infeccion x candida albicans me trataron por un año las ginecologas me daban antifungicos y yo cada vez peor…me puse a investigar y encontre lo del intestino permeable y el sist inmunologico bajo gracias a mucha predisposicion por saber que tenia y como curarme estoy en tratamiento con medicina china me va muy bien y de a poco con todo este cambio q ya lleva tanto tiempo me voy mejorando se que es largo pero creo que quizas a alguien le sirva la info los medicos te pasean de un lado a otro te medican sin medir consecuencias asi que hay que tomar muy en claro la salud esta en nuestras manos y nuestro compromiso.sigo con mi investigacion personal consulto y gracias a eso estoy mucho mejor.

    • Mes que lletuga
      Respon

      Hola, Laura,

      Pues me alegra mucho oír eso. La verdad es que es un tema del que todavía hay poca conciencia pero empiezan a aparecer estudios que confirman todo esto que tú comentas.
      La salud intestinal es clave para la salud integral, en el intestino es dónde se cuece todo.
      Con una alimentación libre de tóxicos y de sustancias inflamatorias se mejoran y controlan mucho los síntomas, así como con un buen aporte de probióticos.

      Te mando un fuerte abrazo y adelante con la recuperación.

pingbacks / trackbacks
  • […] Las propiedades del caldo de huesos han sido reconocidas por muchos profesionales de salud. Yo comencé a prepararlo después de haber leído el libro La solución autoinmune, de Amy Myers, de quién te he hablado ya en el post “Permeabilidad intestinal”.  […]

  • […] Si padeces permeabilidad intestinal o tu sistema digestivo está muy dañado, te recomiendo que apliques el Protocolo Autoinmune. Te doy información sobre él aquí.  […]

Leave a Comment